Archivo de la etiqueta: Accesorios fontanería

Guía de instalación, reparación y mantenimiento de un termo eléctrico

Lo prometido es deuda y como dije en el artículo «¿como elegir el mejor termo eléctrico?«, traigo esta guía para aquellos que se aventuren y quieran saber como instalar, reparar y mantener un termo eléctrico.

¿Qué es un termo eléctrico?

Aunque ya se ha descrito en el artículo anterior, lo volveremos a recordar por si alguien todavía no ha visto el artículo de selección del mejor termo eléctrico. (no te lo puedes perder).

Bien, un termo eléctrico es un aparato de producción y almacenamiento de ACS (agua caliente sanitaria). La energía que emplea es la electricidad en la mayoría de los casos, incluso gracias a los avances tecnológicos, los encontramos del tipo híbridos que emplean combinaciones productivas que ahorran en consumo energético.

¿Cómo funciona un termo eléctrico?

El funcionamiento es muy sencillo. El equipo se llena a través de la entrad de agua fría, que está en la parte más baja, así por convección, el agua más caliente sube a la parte superior. En la parte superior, encontramos el tubo de salida, la toma de agua caliente.

En la mayoría de los casos, el aumento de temperatura se produce mediante una resistencia eléctrica, que funciona a razón de la consigna de temperatura que se asigne en el termostato y se mide con el sensor de temperatura interior.

Luego encontramos el llamado, ánodo. El ánodo es un elemento crucial en un termo eléctrico. Su cometido es la de proteger y alargar la vida del equipo. Los hay de magnesio y de titanio. los de magnesio debemos cambiarlos aproximadamente cada 3 años (dependiendo de la dureza del agua) y los de titanio son para siempre.

¿Cómo instalar un termo eléctrico?

Instalar un termo eléctrico no es complicado. Podemos partir de dos supuestos, que estemos realizando la sustitución de un calentador o un termo estropeado, o que lo instalemos de nuevo.

En el primer caso, como es lógico, retiraremos el equipo a sustituir. En este artículo no vamos a entrar en detalles sobre como retirar un calentador o un termo, sin embargo no creo que esté de más y haré hincapié en recordar ¡cortar el agua! Parece una tontería, pero se de un «manitas» que involucró a los bomberos, no hay más que decir.

Por lo tanto, cortar el agua, vaciar instalación, asegurar que está vacía y sin prisas, poco a poco, desconectamos las tomas de agua fría y agua caliente.

En el caso de los termos eléctricos, podemos emplear una manguera o un cubo para vaciarlo por la válvula de seguridad. Hay que tener en cuenta, que estas son anti-retorno, y que a través de la toma de agua caliente no podemos vaciarlo (viendo el dibujo lo entenderás). Por ello, sin prisas y con calma, vaciamos por la válvula de seguridad hasta que la presión nos permita ir aflojando las tuercas de conexión. Conforme vallamos perdiendo presión, podemos ir aflojando más. Sobre todo ten en cuenta, que un termo puede almacenar 100 litros de agua, y si te pasas aflojando es complicado volver a encarar las tuercas (no quieras saber la que se lía con tanta agua).

Volviendo al tema de la instalación, veamos paso a paso como instalar un termo eléctrico.

1.- Instalaremos los soportes.

Normalmente los accesorios de anclaje vendrán incluidos.Para ver las distancias, donde instalarlas, lo más recomendable es emplear la plantilla de la caja. Hay que tener la precaución de dejar suficiente espacio para la parte de arriba para poder encajarlo y por la parte de abajo para realizar las conexiones y los accesorios complementarios como el descalcificador, llave de corte…) Y sobre todo, esto es una guía universal, no entramos en detalles de modelos, por lo que si vas a colgar un termo de 200 litros que pesará 220 kgs, no lo hagas en una pared de pladur o similar. Asegúrate de colgarlo en una pared resistente. Ten en cuenta, que cuando lo llenes ganará peso y no es el primero que se cae.

2.- Colgamos el termo

Aquí no hay mucha complicación. Es colgarlo y punto. Siempre es bueno ayudarse de otra persona, sobre todo si empleas escaleras, pero el sentido común os lo dejo a vosotros.

3.- Conexionado y puesta en marcha

Una vez ya tengamos colgado el termo, es el momento de conectarlo. No es una tarea complicada sin embargo, existen unas recomendaciones. Simplemente conectaremos los latiguillos flexibles en las tomas de agua fría, que normalmente estará señala de color azul y la toma de agua caliente que estará marcada de color rojo. En este punto es importante recomendar instalar válvulas de corte, tanto para el agua fría como para la caliente. Normalmente, no será necesario emplearlas, sin embargo, cuando se realice el mantenimiento o alguna reparación, será cuando nos acordemos. Por lo tanto, mi recomendación es que instales un par de válvulas de corte a la entrada y salida del termo. Puedes ver un modelo de válvula de corte aquí. Para instalar estos y otros accesorios, será necesario una serie de herramientas y fungibles, aunque si ya has leído el artículo «la maleta de un fontanero» no te faltará de nada.

Por último, lo conectaremos a la corriente mediante un enchufe.

Como explicaba, existen unas recomendaciones. Normalmente con el aparato nos vendrá incluida la válvula de seguridad pero, si por el motivo que sea, no nos viene, es importante adquirir una para instalarla. Esta se debe instalar en la entrada del agua fría y su función será proteger al aparato de subidas de presión. Si quieres puedes ver un modelo de válvula de seguridad aquí. Lo ideal, es instalarle una manguera de desagüe, así nos evitamos, que si algún día le da por abrirse, nos inunde la estancia donde esté instalado el temo. Este desagüe es sencillo, simplemente conectamos una manguera a la salida de alivio de la válvula y la conducimos a cualquier desagüe.

Otra accesorio que para mi es imprescindible, es un filtro contra la cal. Los hay de muchos tipos, aunque el que me ha dado mejores resultados es el de sales de fosfatos. Puedes ver un modelo de anti-cal de sales de fosfatos aquí. Su instalación es muy sencilla, se instala en la entrada de agua fría antes de la válvula de seguridad. Existen muchas dudas sobre si realmente funciona o no; lo he comprobado y sí que lo hace ya que su funcionamiento es el mismo que la sal que incorporamos al lavavajillas.

A parte de estos elementos que considero imprescindibles, existen válvulas mezcladoras termostáticas que en ocasiones se montan a la salida por dos motivos: el primero que aseguran una temperatura de servicio por ejemplo 40 grados y por otro lado, al realizar una mezcla con agua fría, reducen el consumo de agua caliente almacenada por lo que dura más la del termo. Si quieres puedes ver un modelo de válvula mezcladora aquí.

Recopilación de accesorios

Una vez hemos hablado de la instalación y de los accesorios que debes o puedes añadir a tu instalación para que funcione mejor o proteger la misma, te hago una pequeña lista para que lo tengas todo más a mano. Repasemos:

Hilo sellador (no hemos hablado del él pero es imprescindible tener siempre a mano)

tenaza pico de loro (cualquier fontanero lleva una la maleta)

Llaves inglesas (Tampoco hemos hablado aquí, aunque sin ellas se complica todo)

Destornilladores. (Otros que necesitarás)

Con estos accesorios y herramientas, no te faltará nada, no obstante, te harán falta herramientas como taladro, tacos, broca… Pero para ello te remito a otro artículo «la maleta perfecta de un fontanero» donde describimos una amplia y a la vez realista selección de las máquinas y herramientas necesarias para poder realizar cualquier operación de fontanería.

Por otro lado, necesitarás otros accesorios que, por las características particulares de cada instalación, no podemos incluirlos (el artículo se haría eterno). Pero no te preocupes, poco a poco vamos haciendo artículos que hablan de casi todos los supuestos que te puedes encontrar y si no encuentras alguno, puedes consultarnos directamente a través de cualquiera de los canales y te ayudaré.

Detección avería en un termo eléctrico

Llegamos al punto de la detección de averías. Realmente, si realizamos un mantenimiento al equipo, este nos durará muchos años y no tendrás que preocuparte por las averías. Pero puede pasar que no caliente lo suficiente, que salte la luz cuando se conecta, que no tenga suficiente caudal, que la válvula de alivio tire agua constantemente…

Vayamos por parte:

El termo no calienta

Es una avería más común de lo que debería. En este caso, pueden suceder dos cosas: el sensor de temperatura no funciona correctamente, tenemos un problema con la cal o ambas.

Para distinguir una avería de otra, debemos pedir demanda al termo para que encienda la resistencia. Lo podemos comprobar a través del testigo de funcionamiento. Si la resistencia enciende, seguramente el problema se deba a la cal; sin ánimo de acusar a nadie, esto es por falta de previsión en el momento de instalar el termo eléctrico. En el apartado de instalación, he mencionado que instalar un filtro de cal es bastante importante. No importa el modelo, sea el que he recomendado o no, pero aún sin ser legalmente obligatorio, considero que siempre hay que instalarlo. Nos ahorrará dinero en resistencias, ánodo y en el peor de los casos, el termo entero.

La cal es el peor enemigo de un termo eléctrico y cuando notamos que un equipo no calienta como antes, tendrá todos los números de ser la culpable. Lo que sucede normalmente, es que la resistencia se ha tapado parcial o completamente con la cal y por lo tanto, no hay buena transferencia de calor desde la resistencia hacia el agua. Incluso, si no lo atajamos a tiempo, la resistencia será irrecuperable. Si ha sucedido esto, podemos intentar limpiarla y si está muy mal, tendremos que sustituirla, aquí te dejo una selección de las resistencias más habituales.

Otro peligro que entraña la cal, es tapar el ánodo. Este elemento, es la primera línea de defensa del termo y si se colapsa con la cal no podrá protegerlo y en un margen relativamente corto de tiempo, el interior del termo se picará y adiós, habrá que comprar uno nuevo. Atendiendo a estas razones, es más que recomendable gastarse 20€ e instalar un filtro anti-cal. Si observas que el ánodo es irrecuperable, puedes ver los modelos de ánodos más comunes aquí.

Cuando se conecta el termo salta la luz

Esta avería no es tan común, pero si se da el caso, el 99% de los casos, es que la resistencia se ha comunicado, por lo que toca cambiarla. Para asegurar que la avería está en la resistencia, podemos desconectar la resistencia, conectar el termo y comprobar si sigue haciéndolo. Aquí está el apartado sobre cómo desmontar un termo eléctrico.

El termo tira agua por la válvula de seguridad

En ocasiones sucede que el termo empieza a tirar agua por la válvula de seguridad. Puede que se dé el caso que exista un incremente de presión en la red, aunque lo más normal es que la válvula de seguridad se haya estropeado. Muchas veces, estas válvulas sólo con tocarlas ya no dejan de perder por lo que toca limpiarla o cambiarla.

En principio, estas son las averías más comunes que podemos encontrarnos, puede que se estropee el sensor de temperatura, que podría ser otra avería, aunque no es tan común.

Como desmontar un termo eléctrico

Desmontar un termo eléctrico no es complicado. Simplemente tendremos que tener presentes una serie de consideraciones.

En primer lugar, desconectamos de la corriente el termo, recuerda el agua y la electricidad no se llevan bien.

El segundo paso, será desconectar las conexiones hidráulicas, esto quiere decir, la entrada y salida de agua. Para ello, lo primero será vaciar el termo. Recuerda cortar el agua.

Luego debemos vaciar primero por el agua caliente abriendo grifos hasta que se quede sin presión y seguidamente, vaciamos por la válvula de seguridad. También podemos vaciar por la propia rosca de la conexión de agua fría, pero con cuidado y poco a poco, no hay que abrir de golpe. Vamos aflojando con un cubo debajo y siempre teniendo la precaución de no desenroscar demasiado para poder volver a colocar la conexión para vaciar el cubo cuando esté lleno. Es importante pensar que el termo está lleno de agua y si se descontrola la situación, no hay llave de corte para para el agua.

Una vez vacío el termo, procederemos a desmontar la tapa de acceso a las conexiones. Para ello, tendremos que sacar los tornillos que la sujetan. Lo más normal, por no decir todos, es que la tapa de conexiones esté por debajo del termo.

Retirada la tapa nos encontramos las conexiones.

Cuando tengamos desmontada la tapa de conexiones, podemos empezar a hacer pruebas como comprobar la resistencia, cableado, interruptor…

Un consejo, si vamos a desconectar cables, haz una foto antes a las conexiones, de esta manera podrás volver a conectarlo todo sin problema.

Si lo que necesitas es acceder al ánodo o la resistencia, tenemos que sacar la segunda tapa. Casi todos los termos, están sujetos con tornillos y tuercas y simplemente será desmontarlas. Te cuidado porque aún quedará algo de agua.

Desmontada la segunda tapa, que es donde se sujeta el ánodo y la resistencia, podemos realizar las reparaciones necesarias, cambio de ánodo, resistencia, limpieza….

Una vez terminado el trabajo por el que hayamos desmontado, no queda más que volver a montarlo.

Como puedes comprobar, no es complicado, pero por experiencia te diré que ante cualquier duda, vayas apuntando o fotografiando todos los pasos, posición de los cables, juntas… Te ayudará mucho en el proceso de montaje.

Donde encontrar los accesorios necesarios

Puedes encontrar los recambios y accesorios en cualquier suministrador de fontanería e incluso en ferreterías industriales.

No obstante, muchas veces por comodidad o precio, podemos comprarlos por internet. Ya he ido dando en los diferente apartados la selección de las piezas que he hablado, pero por si las moscas hago un resumen:

Puede que necesites cualquier otra cosa, no tendrás más problema a que buscar la pieza por modelo o referencia.

Cómo mantener un termo eléctrico

Llegamos a la parte donde voy a dar los consejos de mantenimiento de un termo. Como verás, muchas de las cosas que voy a decir ya se han comentado anteriormente, pero nunca va mal un recopilatorio.

Cuidado con la cal. Quizá soy muy insistente, pero no me cansaré de decirlo, cuidado con la cal. Son muchas las averías, por no decir la mayoría que se deben a la cal. Por ello, te vuelvo a recomendar, que tomes precauciones e instales un filtro anti-cal. Existen muchos modelos, funcionamientos… sin embargo, a nivel de calidad precio, el que más me gusta es el de sales de fosfatos. En ocasiones he escuchado que «esto no sirve para nada» bueno, en mi opinión es que si que lo hace, el principio es el mismo por el que se añade sal a un lavavajillas ¿verdad que nadie lo duda?

Salubridad del agua. De este aspecto no he hablado. Hay que tener en cuenta que en un termo eléctrico se almacena agua y esta puede llevar patógenos. Uno de ellos, es muy conocido: la legionela. Existen reglamentos que indican las operaciones y precauciones para la prevención como son el Real Decreto 865/2003, Orden 217/2003, orden del 1 de marzo de 2004…

En todos ellos nos hablan de las condiciones en que debe mantenerse el agua y las instalaciones para prevenir estos y otros patógenos. En resumen, diremos que se recomienda, mantener la temperatura del agua por encima de 65 ºC y por lo menos una vez al mes, abrir grifos a una temperatura por encima de 50 ºC durante 5 minutos.

Cambio del ánodo. Como ya he explicado anteriormente, el ánodo es la primera línea de defensa del termo, de hecho se le denomina ánodo de sacrificio. Es por ello, que si es de magnesio (los de titanio duran toda la vida) hay que sustituirlos cada 3 años de media. Por ello, tendremos que revisarlo cada cierto tiempo. En mi opinión, cada dos años es más que suficiente.

En principio, estos son los consejos que considero más importantes para dar un mantenimiento a un termo eléctrico y realizándolos aseguraréis la vida del mismo.

Si tienes cualquier duda, puedes consultarme a través de cualquier canal, estará encantado de ayudarte.

Si necesitas saber más sobre termos eléctricos, donde adquirirlo, los tipos que hay, las tecnologías más punteras… puede visitar el artículo «cómo elegir el mejor termo» donde hablo de ello en profundidad.

Bien, va siendo hora de despedirme, espero que este artículo te pueda ayudar a mantener y reparar tu termo eléctrico,

¡¡¡Nos vemos!!!